El salario español es un 17,8% inferior al salario medio de la Unión Europea