La reforma fiscal podría reducir tramos del IRPF