El 'banco malo' recibe los activos tóxicos de las entidades nacionalizadas