Rato ajusta cuentas con Rajoy