Pacientes y personal sanitario, sepultados por la basura