El presidente de Canarias se plantea poner un cupo de turistas