El presidente de Bankia es increpado por las víctimas de las preferentes