Miles de personas exigen acabar con la precariedad laboral