Pobres energéticos: Una o dos duchas a la semana y encender la cocina una vez al día