Los pensionistas calientan motores para su gran manifestación