El paro podría subir hasta en 30.000 personas en un mes tradicionalmente malo