El drama del paro: Cientos de candidatos y un puesto de trabajo