Once países de la UE, entre ellos España, acuerdan crear una tasa a las transacciones financieras