Los trabajadores de Opel en Figueruelas aceptan los reajustes salariales para salvar la planta