La crisis obliga a la baronesa Thyssen a subastar uno de sus cuadros