La multinacional gallega Pescanova solicita el concurso voluntario de acreedores