La morosidad de la banca acumula dos descensos consecutivos