El consumo de maquillaje se dispara en España