Los costes laborales unitarios aumentan casi un 25% desde el año 2000 en España, por encima de la UE