Los inversores extranjeros reducen en agosto sus títulos de deuda española, pero aún tienen el 48,5% del total