Varias comunidades buscan vías para seguir atendiendo a inmigrantes sin papeles