Los impuestos al tabaco y al alcohol suben entre un 2,5% y un 5%