La impresión 3D hace historia en cirugía al reconstruir la cara de un paciente