El Gobierno no negocia con los estibadores pero nombra a un mediador