Llenamos menos la nevera...porque salimos más