Las grandes inmobiliarias triplican sus pérdidas en 2012