Los funcionarios se echan a la calle contra los recortes