Prácticas y becas, las únicas ofertas para trabajar en España