Los datos de la EPA podrían dejar más de seis millones de parados