La Cumbre Europea busca una salida a los problemas de la deuda de España e Italia