Fin del rescate, pero ¿y el fin de la crisis?