La tijera se ceba con los sueldos