La crisis catalana contribuye al estancamiento del comercio