La demanda energética de España cayó en 2013 a niveles de 1999