Algunos consejeros de Bankia siguieron usando las tarjetas tras la nacionalización