La confianza de los inversores germanos resiste por ahora a la incertidumbre política en Alemania, según ZEW