La confianza del consumidor baja ligeramente pese a la mejora de las expectativas