Las mayoría de CCAA, escépticas ante las nuevas medidas de financiación