La compraventa de viviendas se dispara