Los comentarios de la secretaria de Estado caldean las protestas de jubilados