Las cocinas independientes de gas de Balay, Bosch y Siemens “pueden explotar”