Los ciudadanos pagan a las arcas del Estado 46 veces más que las empresas