Cataluña, primera comunidad en gravar las bebidas azucaradas