El cava no catalán prevé la mejor campaña de su historia