Yesterday y la canción de Pretty Woman, las más rentables de la historia