Volvemos a caer en la misma piedra: La burbuja de la vivienda se hincha