La burbuja del ladrillo no se detiene: El precio media de la vivienda libre se dispara