El rey de los cruceros, en Barcelona