La banca española registró pérdidas de 1.653 millones de euros en 2012