El consumidor no nota la bajada del petróleo